miércoles, 7 de enero de 2009

PLANCHAS DE ACERO

Tras la remodelación de bastantes calles de nuestra Ciudad a fin de peatonalizar las mismas a base de adoquines y tras comprobarse el motivo del hundimiento de su firme, el cual no era otro que el continuo tránsito de vehículos, sobre todo pesados, que no hacían sino levantarlas –véase el lamentable estado actual de la calle Concepción, Plaza de la Trinidad, Bulevar del Gran Capitán, Plaza de las Tendillas, etc.- por fin, alguien se ha percatado de ello y ha dado con la solución: colocar, mientras dure la obra, planchas de acero sobre el firme de la calle.
Concretamente, me refiero a dos obras próximas entre sí, cuales son la de la remodelación de la antigua sede de la Delegación del Banco de España en Córdoba, en el bulevar del Gran Capitán, planchas que van desde dicha obra hasta Ronda los Tejares y, la otra, la situada en la calle Gondomar, remodelación del edificio del antiguo Banco Exterior de España, cuyas planchas llegan sólo hasta mediada la calle Concepción, porque imagino que habrán pensado la innecesariedad de cubrir esta última habida cuenta que la misma no tiene arreglo y se terminará por hundir del todo.
Desde el punto de vista estético, tal solución me parece horrible, aunque sí lo sea en el sentido práctico; pero creo que el error no está en el tránsito de vehículos, sea cual sea su tonelaje. El fallo estriba en que los diseñadores de tal firme calcularon mal en la cuestión de hacer una buena base antes de colocar los adoquines y parece mentira que a estas alturas a los técnicos competentes se les escape ese detalle.
Espero que la recién remodelada calle María Cristina haya sido realizada con más base, por si en un futuro hubiese que realizar alguna obra –algo casi improbable- y tuviesen que circular vehículos pesados por la misma y no haga falta recurrir a las antiestéticas planchas de acero.

1 comentario:

Rafael Molina dijo...

Cierto es lo que dices y bien que las sufro, de hecho vivo en Gondomar.
De un amigo que acaba de encontrar tu blog.